Cáncer de ovario dentro de la comunidad LGBT.

gay-couple.jpg

El cáncer de ovario a pesar de ser poco común, es muy peligroso.

Este tipo de cáncer, representa aproximadamente el 4% de todos los tipos de cáncer en la mujer, pero es la cuarta causa de muerte por cáncer en ellas. Una de las razones por las cuales es un cáncer muy peligroso, es porque puede llegar a ser asintomático, es decir, la mujer puede no llegar a padecer síntomas y el diagnóstico es difícil.

Una mujer con cáncer de mama, corre el riesgo de desarrollar cáncer de ovario, y las mujeres dentro de la sociedad LGBT han sido especialmente proactivas con este tema, no porque tengan más riesgo que una mujer heterosexual, sino porque ese grupo es más propenso. Por ejemplo, estudios muestran que dar a luz o consumir pastillas anticonceptivas, disminuye significativamente el riesgo a desarrollar cáncer de ovario. La teoría es que cuanto menos una mujer ovula, menor es su riesgo de ser diagnosticada con cáncer de ovario. Como grupo, las lesbianas tienden a no tener hijos; estadísticamente, cada embarazo reduce aún más el riesgo, así mismo son un grupo que rara vez consume pastillas anticonceptivas.

Otro riesgo, es el sobrepeso u obesidad. Las mujeres dentro de la comunidad LGBT tienden a tener un mayor índice de masa corporal que las mujeres heterosexuales. Finalmente, algunas mujeres lesbianas que viven con su pareja y no cuentan con empleo, no tienen seguro de gastos médicos ya que en algunos estados el matrimonio igualitario aun no es permitido, es decir, la pareja no puede compartir algunos derechos como lo es el seguro de gastos médicos. Al no tener este beneficio, las mujeres lesbianas tienden a esperar más tiempo entre examen y examen de Papanicolaou entre otros exámenes de diagnóstico; y se saltan chequeos porque están “sanas”, todo esto debido a que ellas suelen no usar anticonceptivos.

El primer paso para evitar estos problemas, es conseguir un buen médico, que haga frente a tus preocupaciones y con el que puedes sentirte libre de expresar tu identidad sexual. Necesitas conocer los síntomas, estos incluyen hinchazón, dolor pélvico o abdominal, falta de apetito, etc. Aunque no siempre aparecen. Antecedentes de cáncer en la familia son vitales para hacerte chequeos periódicamente, independientemente de tu orientación sexual.

El cáncer de ovario es difícil de diagnosticar, así que es recomendable hacer un examen ginecológico pélvico completo cada año. En mujeres transexuales que aún no se les extraen los ovarios, el tomar testosterona puede aumentar el riesgo de cáncer.

 

En caso de que llegues a contraer cáncer, Facinvite será el mejor aliado de tu tratamiento. Entra a su página web para que conozcas todos sus beneficios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *